domingo, 22 de diciembre de 2013

¿Será enserio que el amor nos da alas?


La encaró en una plaza, caminó detrás de ella como si le susurrara cosas dulces al oído. Cuando ella emprendió vuelo él también la siguió. Como quien no quiere la cosa, se fue acercando, echando nerviosos vistazos.

Ella lo controlaba con la mirada y se alejaba conforme él se acercaba. Hablaban, pero ella no se dejaba convencer por sus lisonjeos. Volvieron a la plaza, él continuaba halagándola. La siguió presuroso por toda la plaza para no perderse en el veloz paso de ella. Realmente creía en eso de “persevera y triunfarás”.

Cuando ella nuevamente emprendió vuelo hacia el viejo edificio de la facultad de ingeniería, la siguió también. Tal vez con la esperanza de que ahora sí llegaría su momento.


Se perdieron en el cielo de Buenos Aires, dos palomas jugando a la humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor abstenerse de enviar reflexiones-bomba y/o con Antrax.